latecleadera

jueves, 22 de noviembre de 2018

Silencio

foto: Fidel lasso polo


"Todos están inmersos en sus pensamientos, construyendo murallas de mente, ideas, miedos  y piedad.  Todos quieren gobernar su reino, ciegamente, cotidianamente…tal vez anárquicamente.


Silencio callado y joven que caminas sobre las cabezas empedradas de las bestias estatuarias y andantes, conjurando palabras de miedo en rincones verdes y mohosos, donde los niños mezclan la saliva con el canto rutilante del grillo; respirando el verbo inmoral, que preña la mente de aquel con ojos rasgados y piel tierra que hoy, mas que nunca, desea ser polvo, abono de caracoles pálidos por no querer traer a la memoria los gusanos.

Foto: Fidel Lasso Polo


Silencio de vida en barrito de muchacha en cara joven y sonrisa de niño - dios sabrá el porque – que retumba entre los saltos escasos y piedras redondeadas de la quebrada asustadora de simples y casa de cangrejos oscuros, y según cuentan los abuelos, comedores de mierda.

Silencio de ideas.

Silencio de pasión.

Silencio de no vida porque la muerte es otra cosa.

Silencio callado, sentado en el andén de mi casa pálida  ¿qué me quieres decir?"


sin titulo: reverso de cuaderno de álgebra 1997
"Onírico, 1997-2003"

jueves, 15 de noviembre de 2018

10 pm




Es la noche,
Ya son las 10.
La ciudad se derrumba en sus anhelos de caserío
Camino con paso rápido pero sin temor
Un hombre besa con pasión una mujer que besa con pasión a un hombre
Tras de mi de reojo puedo ver como las nubes conspiran para formar tormentas
Las cucarachas profetas de lluvia, delirantes corren frente a mí, suicidas y obnubiladas por el preámbulo de la lluvia.
No hay música, no hay sonido, no  hay ritmo
Solo el repiquetear de los cabellos de una mujer en eterna caída sobre un pantano
Un vagabundo camina al frente  recogiendo pensamientos desechables para venderlos como nuevas ideas, mientras yo, luego de pasar al lado de una mujer silvestre de tetas pequeñas, barriga flácida y nalgas firmes,  descubro que la mortalidad gratuita no existe, que el temor al no ser se opaca cuando nos entendemos en tiempos antes de nacer, y comprendo que solo se es eterno si el recuerdo trasciende   las caricias de la muerte.
Una luna efímera, casi onírica, se mece como una barca en un océano de cúmulos tormentosos al amparo de una estrella que bien podría ser un planeta anónimo y vacío.



Las calles son silencio,
Como me gusta el silencio cuando es exquisitamente provocado
Como me gusta el vacío que deja la gente cuando recoge sus vidas en camas de pocos centímetros de diámetro.
Me gusta sentirme libre de los deseos del que sueña
Me gusta verme como sombra que recorre los andenes oscuros bajo los edificios, entonando las melodías de los grillos de verano
Como si fuera un blues anónimo
Como la gravedad nasal y gutural de un ebrio que canta sin desentonar.
Las calles son silencio luminoso
Que cubren las sombras de los que anhelan ser seres nocturnos
Seres alados sobrevolando las copas de los árboles en los bordes de  los burdeles sagrados.
Ahora
Cuando la media noche me abandona
degusto el sabor etéreo de los truenos en las orillas de la ciudad
me zoomorfizo y vuelo a la ventana de quien se prepara a soñar.


lunes, 5 de noviembre de 2018

Día veinticuatro: Diseño vs azar.






En menos de un mes nuevamente soy etiquetado en una publicación religiosa, para ser exactos en un video de proselitismo evangélico. Me imagino que el amigo que me etiquetó lo hizo buscando ver cómo diablos haría para liberarme del entuerto dialectico en el cual supondría me sumergiría. 

Antes de todo, debo decir que no me  molesta que me etiqueten en esos temas cuando abren el espacio al debate,  es más, me gusta cuando hacen esto,  y aprovechando que la universidad está en paro y vaya Dios a saber cuándo se levante (güino-güiño) me tomo un respiro  y me dispongo a 
desenredar el video. (corresponde a una parte del documental "la ilusión atea" de Ray Confort, no pongo el link primero porque no encontré la parte exacta en youtube y segundo para no darle publicidad al negocio de este proselitista evangélico, de todas maneras esta disponible por todos lados para los interesados) 


El tema es el eterno dilema de la nada y la creación. Una de las características del dios cristiano es que se le da la  cualidad de ser la causa incausada, esto para no entrar en conflicto con otra de sus cualidades: la omnipotencia, pues esta divinidad es la omni de omni, el todo de todo de todo.
Hasta hace no más de un siglo  estas cualidades no entraban en conflictos con los fenómenos observados en la naturaleza,  a lo mucho creaban paradojas filosóficas que no muy fácilmente podían resolverse con otros entramados argumentativos metafísicos.

El problema surgió cuando la cosmología fue adquiriendo fuerza y dando respuestas a muchas preguntas,  con cada respuesta  se desplazaba al dios bíblico a regiones más distales del universo,  mas incompatible lo hacía con la realidad y más lo forzaba a entrar a realidades imposibles de explorar,  a este dios aturdido por la ciencia se le llamó finalmente el “dios de los huecos”

Como en el conocimiento de las leyes y fenómenos de la naturaleza nadie tiene la última palabra y aún falta mucho por descubrir, esos espacios de dudas y vacíos que quedan han querido ser rellenados por muchos creyentes por su dios,  y en cierta forma, no hay falla en ello,   pero por desgracia  hoy por hoy y gracias a la crisis espiritual que aqueja la civilización y de la salida fácil que brindan las religiones, el literalismo bíblico está tomando cada día más fuerza y a aquel ente abstracto y casi tan enigmático como los mismos fenómenos físicos que se desconocen le ajustaron el primitivo, infantil y patético dios de la biblia, Yahvé, el dios de Israel o en el peor de los casos, Jesús su hijo encarnado.
Y de esto trata el susodicho video



La ciencia nos ha dicho que el universo nació de una singularidad hace cerca de 13.800  millones de años,  y cuando se habla de singularidad se refiere a algo que no se sabe que era,  hiperdenso, subatómico (no existían los átomos), sin ocupar un lugar en el espacio, pues este todavía no existía, y sin tener un lugar en el tiempo pues este tampoco existía, simplemente una cosa, un algo que estaba y no estaba a la vez que de un momento a otro (sin existir momento pues este depende del tiempo que aún no existía) cambio su “estructura” lo que llevó a que se generaran campos, de ellos partículas, de estas partículas movimiento, de este movimiento tiempo y ¡bingo! Se originó el cosmos; no hubo explosión pues no existía un lugar en el cual explotar y no existía un antes de esta, pues no había tiempo antes de aquello,   solo una expansión de su contenido, una reestructuración de sus partículas que llevarían a la generación de energía para luego dar  lugar a la masa, luego a la gravedad y por ultimo átomos, para luego de unos cuantos miles de años dar origen a la luz producto de la primera estrella.   Y esto no son cuentos de hadas, no son  desvaríos de científicos drogadictos ni suposiciones de señoras tomando el sol,   eso es lo que se ha concluido luego de décadas de observación, análisis, cálculos y experimentación,  acá la fábula de la creación en 6 días y del dios judío flotando en un mar de tinieblas pasa a ser lo que es, simple mitología.

Como en esta área de la cosmología aún quedan muchas preguntas por resolver,  algunas posiblemente se queden así  dadas las características de inobservabilidad del universo primigenio,  es en estos lugares donde como último recurso se ha puesto la mano del dios todo poderoso.
Ante la inexplicabilidad de la singularidad a la cual y sin miedo a equivocarse se le puede llamar la nada, y ante la necesidad de explicarlo todo partiendo de las normas y leyes que rigen el universo actual, se considera necesario buscar una causa primigenia, un motor básico que desencadenara todo el proceso que finalmente llevara a la creación del cosmos.  - De la nada nada sale- y tiene sentido,   y en este escenario, una causa incausada (Dios) parece más que necesaria, de lo contrario todo sería  un absurdo. 

Pero es aquí donde la cura resulta peor que la enfermedad, si el universo tuvo que necesitar una causa para ser y esta es Dios, ¿Por qué razón no tuvo Dios que tener la misma necesidad de ser causado? Llevando esto a una infinita y paradójica secuencia de creación y creadores.  Muchos creyentes para resolver esto simplemente resuelven  con una afirmación gratuita de “no puede existir un creador del creador porque de lo contrario no sería creador, por tanto siempre es necesaria una causa primera” y ya.  Un argumento que solo es útil para resolver un problema creado por ellos mismos y que se acomoda a sus necesidades, pero que no da solución a ninguna pregunta en realidad.  Y si esto fuese así, porque simplemente no quitamos a la deidad de la ecuación y todos los problemas físicos y filosóficos que ella implica  y simplemente dejamos al cosmos tal cual caótico es como causa inicial incausada (aunque esta exista querámoslo o no)  en este punto Dios es irrelevante para la creación,  y más que irrelevante es incompatible con la misma.  En primer lugar la nada tomada en su forma más pura y literal no existe, simplemente es una figura retórica, filosófica y metafísica que cumplía muy bien su función antes de que se descubriera la física cuántica y los fenómenos de campos.  Antes, si se tomaba una habitación, se la cerraba herméticamente, se le sacaba todo el aire, todo hasta el último átomo, bien podría yo decir que ahí dentro no había nada, que eso podría servir de modelo para algo llamado nada, ahora sabemos que dentro de ese espacio ya hay algo,  el mismo espacio vacío es algo, el mismo tiempo que pasa por aquel espacio vacío es algo, y aquello que sustenta esa “habitación llena de nada” en el engranaje del universo es algo.  La nada como tal no existe,  es irreal, imposible, solo es una figura mental que desarrollamos para llamar a ese vacío que formamos,  el vacío que en su forma más pura, que en términos clásicos sería bien llamado “nada” si genera cosas,   partículas subatómicas nacen de donde no hay nada (por no saber que otra palabra utilizar) y casi al instante desaparecen, es en ese tipo de fenómenos que los físicos de partículas pasan todo el día quemando neuronas.   En resumen la nada si fuese real, sería superior al cosmos, sería superior al Dios todopotenciario, sería superior a todo,  curiosamente la forma más extrema de entender a Dios es entenderlo como la nada absoluta.

Dejando claro esto regresamos al video, allí se justifica el hecho de que nada puede venir de la nada y que en reemplazo de la nada se necesita de un diseñador inteligente, y para ello utiliza ejemplos tan absurdos como el de un libro y otros más elaborados como el ADN, hace una errónea y falsa comparación entre lo que es un libro y lo que es el  ADN  siendo los dos cosas completamente distintas,  toda su prédica se fundamenta en la complejidad del ADN y según su opinión, de su imprescindibilidad  para que la vida exista,  olvida nuestro moderno misionero que la vida puede buscar mil formas para expresarse, el ADN es solo una de una maquinaria aún más compleja que se utiliza para que ella emerja, el ADN no es imprescindible,  una vida ajena al carbono no necesitaría de él,  hasta los mismos priones nos dan un ejemplo de ello,  y este supuesto predicador  o lo que sea, en el colmo de su testarudez afirma que no es importante saber el origen del ADN para entender la importancia del mismo,  de ahí parte el absurdo de muchos creyentes de  encontrar solo dos formas de entender la realidad, o Dios o el azar. Si no entiende el origen del ADN fácilmente puede argumentar que este no puede salir por azar, lo cual es cierto,  fueron necesarios millones de intentos  durante millones de años en un juego químico para que una cadena proteica desencadenara en un proceso que diera como resultado una cosa llamada ADN,  nuevamente Dios es innecesario en esto,  y si en el colmo de la tozudez pensáramos que estuvo inmerso en su labor, solo podríamos decir que Dios hace sus trabajos de manera increíblemente lenta y torpe.

El problema con el video es que el autor extrapola su forma de entender la realidad, su concepción mágica de las cosas a hechos concretos, crea un falso dilema,  y lo que es peor, ante la poca seguridad del entrevistado da como solución una respuesta completamente ridícula y hasta cierto punto hilarante:  suelta su verborrea evangélica, mesiánica y salvadora (y claro culposa)  y pone a su dios tribal, su dios infantil, en el lugar que dejan los vacíos de la ciencia: en las primeras interacciones moleculares de la sopa primigenia terrícola y en la insondable oscuridad de los primeros milenios de existencia del cosmos.  Sitios estos que son completamente incompatibles con el dios bíblico,  se puede aceptar como una de muchas posibilidades que en estos puntos un ente pudiese haber actuado generando estos procesos,   es  una hipótesis que general muchos más problemas que otras para explicar estos fenómenos, pero igual, no deja de ser una posibilidad,   lo que sí es completamente incompatible, imposible, absurdo y ridículo, es poner al dios bíblico, a Yahvé, a Jehová, al Elohim, a Alá, a Shiva, a Jesús o a cualquiera de esos personajes en estos puntos de generación de vida y existencia,  son completamente innecesarios, inútiles, incompatibles e incongruentes con los fenómenos expuestos,   es más,  en el caso del universo primigenio, son fácilmente absorbidos por el mismo fenómeno y posteriormente destruidos por el mismo, ninguno de ellos, en ninguna de sus formas y acepciones soporta la complejidad del fenómeno, sencillamente se disuelven por su primitiva naturaleza en paradojas físicas que son realidad en un mundo lejos de nuestra percepción y ajeno a nuestro orden.



Finalmente y como muchos, el video termina en un discurso antropocentrista barato, el mismo que ha justificado la explotación de los recursos naturales (y la explotación del mismo humano) durante siglos y que hoy pone en la cuerda floja la subsistencia de la humanidad.

Sin miedo a equivocarme, este video es uno de los más simplistas, tontos y patéticos que he visto, parece que los fervientes religiosos en su delirio bíblico y místico, cada día van dejando más a un lado  el razonamiento científico para caer en un pensamiento pueril, en una concepción de la realidad muy parecida a la que veo en los programas de tv para niños tipo el mundo de Barbie o los monchhichis.

Pdta.: en respuesta a que pienso sobre eso,  y luego de lo expuesto….si, la nada produce cosas y el azar si genera vida.

lunes, 29 de octubre de 2018

Día veintitrés. Sinuhé el poeta.





En cierta forma todos deseamos hacer de nuestra vida una obra de arte, bien puede ser una arrítmica melodía, una galimatías de palabras o los destellos cromáticos que pueda dejar la huella de un pincel. 
En cierta medida todos anhelados vestirnos de dioses y darle orden a la sucesión de días pasados y futuros con tal de burlar el vacío que deja una efímera existencia humana, escapar del olvido y dejando a un lado todas aquellas esperanzadoras mentiras de fe, comprar un boleto para la esquiva inmortalidad.

En cierto sentido todos queremos despersonalizarnos y no ser lo que a la fuerza del azar nos tocó ser sino   aquello que a pulso logramos levantar.

Sinuhe fue el personaje de un cuento del remoto Egipto, quien armó su vida luego de ser marioneta de los juegos del destino… pero Sinuhe también es el personaje de uno de los tantos plagios literarios de J.J Benítez.  Creo que fue de este de donde  tomó su seudónimo, pues recuerdo haberlo visto leyendo “la rebelión de lucifer” un día cualquiera hace ya muchos años en la cafetería de la facultad.
Son seis libros que abarcan poemas desde 1998 hasta 2007, casi 10 años en donde al autor decostruyó su vida para armarla nuevamente en versos y estrofas.

Poesía…nuevamente la poesía… ¿por qué siempre caemos en ella? A pesar de ser tan detestable de una u otra forma uno termina desahogándose en ella.  Tal vez sea porque en ella logramos dar figura a todos esos destellos de genialidad que todos los días vienen y van y que sin el menor de los pudores desaparecen para siempre,  tal vez la poesía sea esa red que se lanza desde la balsa del presente para rescatar los infinitos universos que nacen y se colapsan en un efímero momento.

Cuando tuve los libros en las manos me sentí sumergido en un ambiente algo kafkiano, pero no desde la perspectiva del insecto sino desde el ángulo de aquel que escribió la historia.    

En mis manos quedaron unos manuscritos que reposaban en el silencio de una caja,  en espera del olvido o la rabia, como suicidas postergando la fecha de caducidad.

También me habló de un séptimo, de aquel inconcluso que todos guardamos con recelo,  aquel que solo nace cuando la vida se torna complicada, porque para qué las letras cuando la mente este absorta en las ilusiones de lo que llamamos cotidiano.

Son seis libros…

El primero propio de la mente juvenil,  pulcramente empalagoso, propio de los que se dedican a las musas (que como cosa curiosa, según me lo dijo, era una de mis musas de aquellas épocas universitarias;  que chiste es la vida, una mujer fue la inspiración para dos poetas y nunca se dio por enterada).


Inicia con un ajetreado título “tú”   desglosando rápidamente su anhelo hormonal

“ojos que traspasan
Brillantes como estrellas…
Negros como la noche.
Labios cálidos y furtivos
La miel no se les compara
Dulce voz de sirenea…   (sic)”
Para finalizar 26 paginas después  en:
“vivo una nueva pesadilla eterna.
Luminosa y recta, de casa planchada, muy aseada.
Una mucho peor”

Como si fuese la profecía que lleva implícita toda historia de amor.


En el segundo libro se da la impresión de que es momento para la oscuridad, para romper los moldes y experimentar;  se altera la métrica, ya no importan los márgenes y ni siquiera el mismo orden de la lectura, y desde ahí  remotamente se empiezan a notar las letras de algunas canciones de esas inolvidables de finales de los noventas.



“pasó una vez.
Pasó dos veces.
Y otra vez.
No me miró,
Así como yo.
Siguió pasando
Con las alas de mi ensoñación
Una y otra vez
En stop-motion
No me saludó
Ni me miró
Ni se volvió.
Sonrió”


El tercero continua haciendo advocación a la musa perdida,  ya no se siente la necesidad del perdedor, solo la sabiduría de aquel que no gana, de aquel que adquiere la paz a costa de la felicidad.



“las maldiciones entran por los ojos
Cuando se leen.
Los ojos se consumirán hasta carbones.
La boca se torcerá en una mueca de angustia eterna
La aspereza de la bruta roca será la piel.
La puesta del sol será el inicio de la oscuridad.
De las cosas que se temen, miedo en el rostro.
Los amaneceres tendrán un velo negro, sardónico.
                                               ¿Para qué vivir?”


El cuarto libro es el primero con nombre “huesos puros huesos” y parece ser culmen de los tres primeros, en él se conjugan las musas, la métrica, la ruptura de la métrica y las evocaciones felinas de los anteriores.  Es marcada la influencia de la concepción médica de la realidad y en él  las hojas tienden a ser más prolijas y lo que en ellas está escrito se torna más confuso y complejo.



“el tiempo lo podemos medir
Observando una mosca relamerse
Metódicamente sus patas.
El tiempo se nos escurre
Entre los dedos ágiles
La vida se nos va con sus desmanes
Es entonces cuando crujes.
El tiempo lo puedo medir
Viendo sus ojos parpadear
Es entonces cuando me fisuro
Eternamente aburrido.
Al tiempo nada lo podrá desmedir
Ni nadie lo dejará de medir
Es eternamente aburrido
                Lo realmente difícil
                Es matarlo
                Sin matarnos”


El quinto libro es “virus”   tal vez lo llamó así porque virus se escribe con v de cinco romano,  tal vez porque es visceral,  tal vez porque es como disecar un cadáver con tijera y escalpelo,  tal vez porque está estructurado como un tratado sobre una enfermedad…me imagino que el mal debe ser el amor,  la causa de toda la desgracia humana.



“tienes los brazos tan abajo,
Tan lánguidos, decaídos y atados a la espalda,
Que solo quiero abrazarte.
Eres tan poco libre.
Entonces me miro al espejo y qué veo:
Los brazos tan abajo, tan lánguidos, decaídos
Y atados a la espalda,
Que sólo quiero abrazarme.
Soy tan poco libre.
Y una vez que pude ver el mundo entero:
Los brazos tan abajo, decaídos, atrofiados, en la espalda,
Que sólo queremos abrazarnos.
Somos tan poco libres”



Finalmente llega el 6 libro,  “elemental” según quien lo escribió, el mejor, el más complejo, el que conecta todo con todo, la llave que abre las causas y razones de sus predecesores,  el único, como el anillo de Mordor.



“Elemental” más que un conjunto de poemas, es el reverso de un inmenso álbum musical,  de cuando las canciones traían sus letras en minúsculos libritos que hacían las veces de caratulas.  Al leerlo se siente tararear una melodía,  en algunos perfectamente puedo escuchar la voz de Thom Yorke y la oscuridad propia de Radiohead. 

“elemental” es una obra musical que aún no tiene sonido.



“dejarse devorar por lo que se admira
Divino sacrificio, entregarse a lo que ocultamos
Parsiteles, ojo puro, eximio
Mártir del deseo
Heraldo del desafuero
Vos sos la tierra
Yo soy el agua
Dame una canción en un beso
Y escucho la canción.
Me gusta escucharle
Y contagiarme de su risa
Y de sus noctámbulas aficiones
Sus insomnes pequeños milagros con hormigas
Y voces claras, fugaces, medio agónicas, revelaciones.”




martes, 23 de octubre de 2018

Día veintidós. Treinta años y nada cambia



Encontré esta pequeña cartilla arrumada con algunas revistas viejas de Kalimán y mis cuadernos de escuela.  No se como llegó allí,  pero creería que  sea el único ejemplar que exista. 

Todo lo que esta en ella escrito es como un chiste macabro, una broma de la vida...después de mas de treinta años (extrapolando este valor según la edad de algunos de los que allí escribieron) nada cambia: los mismo miedos, los mismos deseos, la misma esperanza, el mismo mensaje, los mismos niños.  la leo y me pregunto hasta que punto ese discurso de décadas permitirá ser rebobinado una y otra vez...a veces pienso que la cinta que lleva el mensaje ya no soportará mucho e inevitablemente se romperá...que mierda de problema cuando esto ocurra.








sábado, 20 de octubre de 2018

Día veintiuno. Nubes de tormentas invisibles, invencibles e imposibles.


"el zorro y las uvas" acuarela


Y los días transcurren entre nubes de tormentas invisibles, cubriendo pájaros de plumas invencibles reacios a realizar  gestas imposibles.

Los días trascurren al borde de la muerte que revuelca entrañas mientras sonríe  en la cara de aquel que creía que todo lo podía y que se hacía llamar Dios como apodo majadero repetido por infantes octogenarios sentados en bancas de madera, inmersos en narcóticos deseos.



Los días trascurren entre palabras que comen caricias  para formar sonrisas.

Sonrisas que duermen en ojos repletos de lágrimas disueltas en retazos de piel que ofuscan sus años a los rayos del  sol matutino. 

Un sol que yace en los brazos brumosos  del arco de color iris que apunta a las tormentas hijas de tormentas visibles y húmedas. 

Húmedas  como los pies de la mujer amada, blanca y además pálida.

La palidez que solo la muerte deja rebozar de sus labios  secos de palabras y sonrisas,  la muerte que busca en los días de las semanas y meses incompletos que giran en cosmológico desorden para formar la secuencia de instantes  desencadenantes de años.
 
Años que labran con paciencia de roca las arrugas en los rostros de los transeúntes ajenos a las aves portentosas, aquellas que circundan un sol  octogenario, aburrido, explotando infinitamente en deseos de yacer al borde de una calle cualquiera, sentado inerme en bancos de madera  viendo pasar los días que pasan entre nubes de tormentas invisibles, invencibles e imposibles.



jueves, 18 de octubre de 2018

Día veinte. Un día tan común y silvestre que podría nunca existir.


"jardín nocturno" acuarela


Un increíble y cotidiano día, tan común y silvestre que podría nunca existir. 

Mientras conduzco al trabajo escucho por la radio que  en las vías que conducen a las poblaciones del sur dos motocicletas chocan causando la muerte de cuatro personas.  Horas más tarde me entero que una de las víctimas es la esposa del hermano de un amigo. 

El sol cae y la luna se levanta sobre el horizonte  augurando la llegada de la medianoche, termino de ver un video sobre  la historia de Campo Elías Delgado,  el asesino de los años ochenta, minutos después  en un artículo perdido en cualquier sección cultural de cualquier diario, el escritor de “Satanás” la novela que relata la historia del asesino, dice que la masturbación es la copula con nuestros propios íncubos o súcubos.

Fuera una tormenta se aproxima, a lo lejos escucho truenos provenientes de cúmulos colosales.  Me recuerdan los dioses bailarines de mi infancia.



miércoles, 17 de octubre de 2018

Día diecinueve. Monólogo: no hay que ir con prisa, igual nadie llega al final.




En los últimos días el diablo se ha posado sobre mis hombros y ha susurrado sus palabras en forma de graves y bajas melodías al oído del mago.  El mago ha permanecido callado, ha cerrado sus labios y en extraña trasmutación anatómica ha derivado su oído a mi oído permitiendo que mi cerebro terrenal comprenda las palabras de aquel demonio de pequeña estatura, color rojizo, vello fino cubriendo un rostro de mandíbula puntiaguda y prominente, labios delgados que ocultan blancos dientes, una nariz larga de águila harpía y  ojos bajo unos arcos ciliares prominentes como solo los poseen los pensadores, coronado con dos pequeños cuernos negros,  filudos y majestuosos. 

Cómo interpretar las canciones del demonio cuando estas son iguales a las de los santos en las misas de gallo en los templos  mientras  el sonido del viento atraviesa las hojas de los pinos, en ellas ya no 
se dan palabras de odio más si de reproche. 

Escribe, escribe y escribe

Susurra el  demonio, escribe hasta la muerte, escribe de la muerte, escribe hasta que los dedos sangren, hasta que la cabeza se perturbe de fatiga, hasta que las estrellas caigan y el sol se levante, escribe mientras la lluvia golpea el techo y mientras el niño y la mujer duermen placidos en la cama. Escribe del niño aquel y del niño que es, escribe de imaginación, escribe recordando los guerreros del polvo, los ríos minúsculos y los escorpiones bajo las rocas, escribe de las esferas metálicas diurnas y de los platos luminosos nocturnos, de las bestias de la quebrada, de la historia de la bruja que ríe en el techo, de la que canta tras la tapia, escribe de los poemas que entonan los azulejos y cardenales en las ramas del golgota de flores blancas y rosadas al ocaso. Escribe de las disgregaciones filosóficas de los grillos ocultos en los ángulos de las paredes y de los sueños del perro viejo que nunca quiso conocer el mundo, de las historias que nunca terminaban en la mesa cuando los libros eran montañas y castillos y todo tenía que darse por feliz término al llegar la cena.  



¿Dónde están los seres fabulosos? me pregunta el diablo. ¿Dónde quedaron los terrores acuáticos que se perdían en la profundidad del océano de paredes de cemento? ¿Quién cuenta el camino que tomaban los gusanos luminosos a la media noche? ¿Quién invoca a las aves nocturnas discretas y sacras?  ¿Quién cubre los rostros de los seres nocturnos en los días, y donde se ocultan los gigantes de piedra que esperan la hora adecuada para destruirlo todo?  ¿Dónde iría a parar el avichulejo aquel de pelo grueso ojos grandes manos huesudas rabo desordenado que saltaba de rama en rama? ¿Quién va a explicar la causa por la cual los muertos decidieron salir de sus tumbas y acabar en forma sistemática los vivos que aún no entendían lo sucedido? ¿Quién entendía las ideas de aquellos hombres y mujeres que se sentaban frente a sus casas cuando el mundo caía a pedazos en la nada, sin el menor asomo de terror sin la menor imprecación a su destino? ¿Quién me dice donde quedo la bruja regaliz y que paso con el jardín de los niños de piedra? ¿Dónde estarán los restos del puente de tubo rodeado de guayabos sobre la quebrada de aguas sucias?  Quien va a contar qué fue de la vida de todos aquellos que me acompañaron en el camino, antes que terminen siendo brisas del destino, ligeras perturbaciones espacio temporales en un universo expansivo y disipado. ¿Quién volverá a preguntarle algo a los enanos que miraban el reloj de la torre en un día de niebla y frio?  ¿Quién puede soportar al demonio en su hombro susurrando estas cosas a toda hora?



viernes, 12 de octubre de 2018

Día dieciocho. ¿por qué Ernesto Macias llamó "niña" a la representante de los estudiantes?




¿Por qué Ernesto Macías llamo “niña” a la representante de los estudiantes y por qué se armó tanto alboroto por esa simple palabra?

Hasta hace poco  no prestaba mayor importancia a la forma en que coloquial o informalmente se llamaba a alguna mujer (preferiblemente joven) en cualquier circunstancia;  bien podría escuchar el “oye chica”,  o “señorita” o “niña” o “amor” o “linda”  o “nena”,  siendo para mí lo más natural, ya que en esencia lo que se buscaba era llamar la atención de aquella mujer que aún no clasificaba en el epíteto de “señora” o “doña”.  Pero después de trabajar hombro a hombro con muchas mujeres  en un área de constante contacto humano como lo son los servicios de salud, me di por enterado que no utilizar el “doctora” o “medica” o sus sinónimos  y si utilizar el adjetivo “niña” era una tremenda ofensa para todas mis compañeras,  comprendí que eso era lo más cercano a quitarle los 6 años de estudios de un tajo y dejarlas a nivel  de una tegua en proceso de aprendizaje,  y si lo que se quería era invocar al mismísimo satanás, solo tendrían que llamarlas como “nenas” o “amor”.

Macías se disculpó explicando que esa palabra era de uso corriente en su región, o sea el Huila… y si, tenía razón.  Pero algo se le escapó a nuestro iletrado senador.



En el Huila cada vez que alguien se refiere a una mujer con el  adjetivo de “niña”  no lo hace pensando en que es  una menor de edad, en este “regionalismo” existe una clara y a veces inconsciente connotación peyorativa.  “Niñas” son las subalternas,  las empleadas domésticas de las casas de los ricos,  las cocineras patirrajadas de las haciendas,  la “muchacha” de los mandados del pueblo.  En una sociedad de francas raíces pastoriles como es el caso del Huila grande,  “niña” es la denominación que utilizaban y utilizan los dueños de la finca, los patrones, los amos, para referirse a la servidumbre femenina.  Tal vez no haya sentido de ofensa directamente  implícito en la expresión,  pero si hay un claro significado de condescendencia, de “yo soy más que Ud. y por lo mismo yo le tengo aprecio”…y en el mejor de los casos,  “si se porta y trabaja bien yo en algo miro a ver cómo le ayudo.”

Es algo inherente al arraigo cultural del hacendado opita,  lo he visto mil veces en mi labor de médico.  En el caso de los hombres no se nota por la educación machista propia de la región, por eso a muchos de nosotros nos resulta invisible este apelativo,  yo nunca seré (o fui porque ya estoy lleno de canas) el “niño” en un servicio,  pero mis estimadas amigas día a día tienen que soportarlo, y curiosamente no solo de pudientes ganaderos sino, como todo,  de cualquier parroquiano que tratando de emular las buenas costumbres de su patrón también imita sus expresiones. 

Lo que hizo Macías al decirle a la representante estudiantil Jennifer Pedraza   “30 segundos niña y termina”  fue simple y llanamente mostrar su concepción de “patrón-peón” propia de la región,  tal vez si él hubiese pasado por los pasillos de una universidad hubiese comprendido que lo que estaba haciendo era una reverenda falta de respeto.



jueves, 11 de octubre de 2018

Día diecisiete. la mirada de la bruja regaliz.



Después de tantos años me he fijado en su mirada
una perfecta ambivalencia
una expresión de paciencia llegando al borde la impaciencia
una noche de estrellas para ver el firmamento al compás de un merengue ochentero
el sol de la  mañana cuando la bruma se levanta
un ser alado,
de esos que molestan al mago
revoloteando alrededor de su cabeza
como moscas en diciembre.



Ella lo sabía
ella sabía sobre la ascensión  de las deidades prehispánicas
de allí su sonrisa.

Regaliz regaliz la llamó aquel niño,
y el adulto estúpido no lo supo entender.
Que hermosa es la locura.

La bruja.  Acuarela.