latecleadera

domingo, 20 de agosto de 2017

¿en realidad es tan costosa la visita del papa a Colombia?






Como cierto grupo de católicos en estos días se han sentido indignados u ofendidos por la cantidad de memes, publicaciones y comentarios en contra de la visita del papa Francisco a Colombia,  sería conveniente sacar ciertas cositas en claro.

El principal motivo que ha generado controversia  se centra en los supuestos gastos que esta generaría al gobierno colombiano, al parecer,  esto tomado de los antecedentes de la misma realizada en México, donde según cuentas poco claras, ascendió más o menos a 25 mil millones de pesos (colombianos).

Como se supone que Colombia es un estado laico se sobreentiende que no tiene que existir predilección por parte del mismo hacia ningún credo en particular y menos desviar recursos públicos para cubrir  actividades propias de dicho culto, exceptuando  algunos casos por motivos culturales como es el caso de la semana santa en Popayán.

Ante estas críticas los católicos han dado respuesta con los siguientes argumentos:

-        -  El papa no cobra por su visita, pues han recalcado  que esta es una visita netamente pastoral, no una visita política a pesar de ser el “presidente” de una nación como el vaticano.

-        -  El hospedaje, trasporte, alimentación y más corre por cuenta de entidades e instituciones de la iglesia católica y colaboraciones de empresas privadas.

-        -  El traslado aéreo corre por cuenta de la aerolínea  “Alitalia”, empresa particular

-          -No se cobrara la entrada a ninguna de las misas o celebraciones, obviamente habrá un cupo limitado para evitar problemas de logística y sobrecupo

-          -Todos los demás gastos que se generen  serán solventados por los feligreses católicos de colectas y donaciones realizadas en misas previas a su llegada, según tengo entendido la meta serían cerca de 4 mil millones,  que de seguro ya se alcanzó.


}



Viendo las cosas desde esta perspectiva y exceptuando el insoportable cubrimiento informativo por los medios nacionales unos días antes, mientras y después de la visita,  que saturaran con estupideces y frivolidades sobre el tema a todo el mundo;  los gastos propios de la logística y ornato que las ciudades receptoras tendrán que invertir y las incomodidades que se generaran de las mismas (iguales a las que se dan con conciertos y partidos de futbol) podríamos decir que por mucho que no nos caiga bien ese señor o  por poco que nos interese las actividades de la iglesia católica, la visita del máximo jerarca católico  más que gastos traerá beneficios a la comunidad, en cierta medida todo el dinero invertido en su visita a las distintas ciudades reactivará el sector hotelero, restaurantes, comercio religioso,  trasporte y les arreglara el año a cientos o miles de vendedores ambulantes.




Pero….

Curiosamente y por mucho que los católicos defensores de la  visita del papa lo nieguen, el gobierno colombiano si invertirá una cuantiosa suma de dinero para dicho evento, y están muy equivocados los que dicen que serán 25 mil millones los necesarios para cubrirla, en realidad se destinaran 28 mil millones de pesos. 
  
Yo pensaba que esta era una más de las artimañas de los “canallas desinformantes” como catalogaron algunos indignados feligreses a quienes no estaban de acuerdo con dicho evento, hasta que vi la resolución 0526 del 12 de julio del 2017 donde, según mi corto entendimiento en asuntos legales y económicos, aprobaban dicho traslado presupuestal.


Entonces me llegan ciertas dudas

¿Si esta no es una visita política sino algo netamente pastoral, porque el gobierno destina esta suma de dinero para la realización de esta actividad netamente beneficiosa para un culto particular? ¿No que éramos un estado laico?

Luego voceros del gobierno confirmaron que el papa si visitará la casa de Nariño como representante del Vaticano, si recibirá trato de jefe de estado (pues es un jefe de estado) y si discutirán temas “no pastorales” con el gobierno,  como quien dice, los defensores de la visita deberían mentir menos o informarse más.  Queda la pregunta si cada visita de un jefe de estado representa para el gobierno un gasto de estas proporciones, o si esta tiene una camandulera razón de más.

Si el papa duerme, come y se trasporta con recursos propios de su iglesia, si solo un reducido número de personas lo acompañan ¿en qué carajos se van a gastar 28 mil millones de pesos?



Seguridad,  puntos de salud, baños,  pantallas y sonido responden… ¿28 mil millones se irán en estos cuatro días en eso?



Una de las justificaciones de los católicos es que la visita del pontífice será una voz de aliento para un pueblo sufrido, una herramienta para afianzar su fe, y su mensaje de paz  y reconciliación un bálsamo necesario para todos los colombianos.

Seamos claros,  en efecto la iglesia católica  dada la crisis tanto de forma como de fondo por la que actualmente cursa, si necesita de estos tours pastorales por parte de su máxima cabeza, (más información sobre esto aquí:¿y-los-ateos-para-que? ) pero esto solo le servirá a un reducido número de feligreses.   dudo que el papa diga algo nuevo, algo diferente de lo que durante siglos vienen diciendo,  dudo que postulé algo extraordinario,  a pesar de lo que dicen los medios de comunicación y el internet  sobre “el papa revolucionario” ,  Francisco no es muy diferente de sus antecesores y continúa con la misma línea que caracteriza a la iglesia católica, lo único que ha hecho revolucionario  es aprender a manejar (manipular) redes sociales y causar irritación en ciertos grupos ultracatolicos como es el caso del divertido personaje José Galat y sus seguidores.


Si los católicos no cambian su comportamiento con misas cada 8 días y con la asesoría espiritual del sacerdote de la parroquia con quien tienen una relación más personal, mucho menos van a cambiar con lo que diga un personaje que solo podrán divisar desde lejos.

¿Qué tanto nos permitió mejorar como sociedad las visitas de Pablo VI o Juan Pablo II? Por lo visto poco, dado el estado en el que estamos.

Por lo tanto, ¿justifica el sentido de placebo de un grupo católico (pues muchos no están de acuerdo con esta visita) el gasto de 28 mil millones? y aquí repito, me refiero a la inversión estatal, no al dinero de la iglesia, que ellos verán como lo gastan.

¿Qué beneficios traerá para el país la visita del papa? ¿Qué negocios  se pueden hacer con el vaticano? ¿Qué se puede exportar al vaticano o que se puede importar del vaticano?… no recuerdo tanta alharaca cuando vino el Dalai Lama que a efectos prácticos es lo mismo que el papa.

 Aunque la iglesia tiene bajo su mando innumerables organizaciones  para beneficio comunitario, ¿justifica esto ese sobregiro presupuestal? Aunque no es una ONG la inversión social es irrisoria en comparación con sus riquezas, y casi que se sobreentiende que es lo mínimo que deben hacer  dada la naturaleza de su institución, además todos sabemos lo lucrativo que resulta un culto religioso.

Dudo que ese dinero se le consigne a la iglesia, creo que será solo una buena excusa para que los políticos de cada ciudad saquen una buena tajada,  no me extrañaría que la pintada de cualquier muro por donde vaya a pasar el papa (pues por donde no pasa no se invierte) se eleve a varios cientos de millones.

Y el hecho de que nuestros HP (honorables parlamentarios o hijueputas políticos) estén desangrando los recursos de la nación,  no implica, por un lado que yo “patrocine obligado” esta conducta y que por otro lado esto le de vía libre a “invertir” el dinero de todos los colombianos en zalamerías religiosas.

Y cuando nos dicen hipócritas por decir que esta plata se debería invertir en casas o darla a los pobres,  pues aparte de ser esta una conclusión  populista y de paso ser un monumental hombre de paja,  si deja cierto amargo sabor en la boca cuando se sabe que el recorte presupuestal al deporte para el 2018 será de 220 mil millones (7 mil millones menos para deportes de alto rendimiento)  y a Colciencias un recorte de 100 mil millones…pero para que el papa se lleve una bonita impresión de Colombia se invierte 28 mil millones.


Si es claro que habrá un beneficio financiero en las ciudades que visitará, y que estos 28 mil millones se multiplicaran como el milagro de los peces y los panes.  si hacemos cuentas simples y calculamos por decir 2 millones de católicos que asistan a este evento en las distintas ciudades y que cada uno de ellos por barato deje 200 mil pesos a la economía local, nos vota la astronómica suma de cerca de 400 mil millones de pesos de ganancias…que se quedaran en hoteles, restaurantes, tiendas temáticas y pequeños comerciantes, Bogotá, Medellín Cartagena y Villavicencio harán su agosto en septiembre y ya, dudo que quede alguna infraestructura útil (si se hace)  cuatro o seis meses después de esto, y dudo que estas ganancias se recuperen y sumen a las arcas estatales la inversión hecha (¿Cuánto aportará por ejemplo almacenes éxito por su kit papal?), dudo  que la utilidad obtenida por dichos dineros se vea reflejada en mejorar las condiciones de poblaciones en la Guajira o el Choco,  pero son suposiciones mías, tal vez si se recupere la inversión,  pero conociendo el país en el que vivimos no me resulta extraño que esto solo sea uno más de los muchos ejemplos de malversación de fondos públicos.


Si la iglesia católica se jacta tanto de su humildad y de no necesitar de estas pequeñas ayudas económicas estatales ¿por qué no  exige el esclarecimiento de la inversión de estos dineros? reitero, ni me va ni me viene lo que hagan el papa y los católicos en su visita y como invierten su dinero, por suerte donde vivo no es de las ciudades elegidas así que me ahorraré el trancón y la algarabía, tampoco voy a regar puntillas en la carretera para evitar que lleguen los buses a su destino, y me vale un pepino el negocio de la fe que montaran con sus nuevos santos,   pero es que en un país que tiene un sistema de salud quebrado, donde vergonzosamente se mueren niños de física hambre, donde al deporte nacional que sirve de vía de escape a problemáticas sociales de la juventud le hacen recortes de  miles de millones  y en un país con una educación que nos deja en los últimos puestos a nivel mundial, donde la investigación casi que es nula y los estímulos financieros para ciencia son ínfimos, un país que se ve cada día orgullosamente más ignorante,  un país donde una ex directora de Colciencias diga que es probable que dicha institución desaparezca porque los recortes presupuestales literalmente acabaran con la investigación, un  país que prefiere invertir (malgastar) 25 mil millones en la visita de un líder religioso y cero para ciencia, solo deja ver lo patéticos que somos como sociedad y gobierno,  ¿será que ante una bacteremia sale más efectivo rezar que visitar un hospital? 

Como en los viejos tiempos,  pan y circo es lo que necesita el pueblo,   y probablemente este será un nuevo episodio para enmarcar en nuestro curriculum criollo, como las tetas de epa Colombia o la condecoración a Maluma.