latecleadera

miércoles, 26 de noviembre de 2014

Doce monos



En ocasiones despertaba en la madrugada  algo sobresaltado, era el mismo sueño, para muchos podría pasar como pesadilla, para mí un anhelo remoto, enclaustrado en lo más profundo de mí ser.  Despertaba recordando aquellos artefactos metálicos que descendían de nubes tormentosas en medio de un cielo azul solar.  Siempre se posaban frente a mí, expectantes, misteriosos.  me acercaba y los tocaba, rozaba con mis dedos sus botones, sus ángulos y antenas, para finalmente verlos nuevamente partir al infinito celeste - en una onírica alteración temporal-  en un anochecer cuando las primeras estrellas se asomaban, la brisa fría movía las copas de los arboles con pocas hojas y muchas flores y los aromas de la cocina de las casas cercanas lo inundaban todo;  nadie se percataba de nada, todo el mundo seguía absorto en su vida, en lo cotidiano de su existir, mientras, yo veía como un punto luminoso irregular se confundía en las nacientes constelaciones.  Se convertiría en un delirio nocturno recurrente, podrían cambiar sus formas, desde simples esferas plateadas no mayores a un balón de futbol a gigantescas  ciudades angulosas y silentes, pasando por discos luminosos, catálogos de naves peliculeras, aviones de diseño anti aerodinámico y finalmente un cohete que entre nubes de gases de ignición descanso su estructura en el patio de mi casa, entre los arboles de golgota, naranjos y orquídeas.  Solo en esa ocasión vi uno de sus ocupantes; por fortuna mi cerebro me protegió de duendes verdes, zoomórficos invasores, seres de luz mesiánicos, enanos cabezones o nórdicos profetas. Aquel tripulante que simplemente se limitó a bajar de su aparato era un humano, alto como seria cualquier hombre ante los ojos de un niño, forrado en su traje espacial blanco  con insignias desconocidas, con sus instrumentos de investigación y navegación saliendo del equipo que llevaba en su espalda  y un enorme casco que desprendía visos iridiscentes al incidir los rayos solares sobre él.  Se acercó, solo necesito unos pasos, y bajó su imponente humanidad a mi altura, el visor era oscuro como el espacio, tras el no pude ver nada, no había nadie que me hablara, nadie que me interrogara con su mirada, solo vi una imagen, la del único viajero estelar, vi mi reflejo  sobre aquel cristal, vi la cara de un niño lleno de curiosidad.  El astronauta se irguió de nuevo, me dio la espalda, entró al cohete y nuevamente, entre el destello de las toberas, las nubes de humo diseminándose por todas partes y el estruendo de los motores arrancando,  se elevó  dejándose caer en un azul infinito.

martes, 18 de noviembre de 2014

Sin Título



Anochecer iluminado. Timothy Sorsdahl, copia de Javier Haeger Soto
Recorre la luna un cielo surcado de nubes tímidas de andar lento y anhelo de lluvia.  En el horizonte un grupo de estrellas de alguna desconocida constelación,  ocultan su belleza y solo dejan al amparo de la brisa y el polvo aquel lucero azul y titilante que camina con la melodía de las horas.  La penumbra cae sobre las montañas  y mezcla el oscuro firmamento con aquel azul profundo de los montes en  lejanía, y entre todo aquello solo se logra escurrir por las faldas de las lomas un verde opaco  de vida somnolienta, un color arrullado por el canto de los grillos y las luces de las luciérnagas cazadoras.

Es tarde ya, las aves nocturnas lanzan gritos de valentía sobre las copas de los árboles y raudas recorren los techos de las casas.  El gato de pelo gris y mirada amarilla levanta la cabeza y observa los insectos sonámbulos que golpean las bombillas de la calle. Un perro pendenciero olfatea el rastro que dejo un eterno contrincante hace ya muchas horas, y oculto en la sombra que derrama un árbol de almendro un pequeño ratón sigiloso espera que todo pase.

El caminante hace resonar la suela de sus zapatos en el asfalto frio;  y durante un solo segundo el ratón, el perro, el gato, el insecto, el ave, el verde opaco y el azul profundo, junto con la luna y todas las constelaciones nocturnas posan su mirada en su presencia. 

Paseo al anochecer.  Jorge Flores

martes, 11 de noviembre de 2014

Interstellar, en el filo del tiempo.



Nunca había visto un agujero negro en el cine, y  fue por ello -desconociendo absolutamente todo  lo demás de la  película- que estaba a la espera de su llegada a la cartelera;  después me entere que era la nueva obra de Christopher Nolan, el mismo que había reivindicado la imagen de Batman, devolviendo la dignidad pisoteada por tantas interpretaciones chillonas del superhéroe, y del mismo Nolan que había sacado a Inception, el ladrón de sueños en el cual se convirtió Leonardo di caprio luego de ahogarse en el océano entre los restos del Titanic.

A mi corto parecer la película es el antiguo y universitario arte de copiar y pegar llevado a la perfección, una armónica amalgama de cintas previas  de ciencia ficción, y es precisamente por esto que la considero una de las mejores películas de ciencia ficción.  Su falta de originalidad permitió que tomase lo mejor de otras y creara una obra maestra.  Sin renegar de ellas, ya era hora que apareciera algo diferente a las historias moralistas, con su organigrama de corte militar estadounidense propio  de Star Wars, Star Trek o los Guardianes de la Galaxia. Ya no más confederaciones, senadores, imperios y comerciantes intergalácticos.

sábado, 8 de noviembre de 2014

Interstellar de Christopher Nolan version merengue



Como preámbulo diré que hace pocas semanas  en los diarios nacionales salió una noticia, (una más entre tantas) para algunos irrelevante, paro otros positiva;  en ella se informaba que nuestro país del sagrado corazón había decidido echar por la borda la idea loca de conseguir un satélite propio, so excusa que había cosas más importantes en las cuales invertir el dinero, que dadas las características de nuestra red informática era mejor seguir como estamos, que hay muchas familias con sus necesidades básicas insatisfechas, principalmente las familias de los congresistas, representantes, ministros, alcaldes, asesores, contratistas y subcontratistas y toda aquella multitud que no cumple con los criterios para salir en familias en acción. Que a pesar de que Venezuela, Perú, Bolivia y Ecuador entre otros, tienen su propio aparatico, esto probablemente se debía a las  heréticas concepciones socio comunistas de sus gobiernos, y aquí lo nuestro es el capitalismo salvaje; que bien podrán todos estos indios patirrajados arribistas que habitan por debajo de la línea del ecuador, tener sus satélites, sus estaciones, sus astronautas, podrán tener lo que quieran, pero nunca serán lo que nosotros somos, los colosos del norte, los atenienses suramericanos.   Necesitaran  de nosotros cuando tengan que construir plataformas de lanzamiento y todo su andamiaje, allí si  suplicaran por nuestro saber, porque lo nuestro es el cemento,  y no cualquier cemento, el cemento caro y por caro delicado; allí nos verán levantando sus lanzaderas, bases y torres,  de esas que uno ve por la tele, que cuando sale el cohete se caen a pedazos, ahí nos tendrán a nosotros, construyendo cosas que se desbaratan al primer uso, como se necesita.  Allí llegaremos con nuestras carreteras de cemento, no en tren como esos retrógrados gringos y europeos, cruzaremos caminos inhóspitos y sobre ríos bravíos levantaremos puentes de un solo carril por el que puedan circular nuestros camiones  y mulas, fieles representantes de nuestra pujante raza. 

martes, 4 de noviembre de 2014

Simplemente recordando



Alfonso siempre tenía algo particular para decir o para hacer,  poco se sabía de su pasado, o tal vez poco había averiguado sobre él.  Pasaba su vida en un cotidiano deambular por las casas de aquellos que  en épocas de pasiones y  juventud  habían sido sus amigos o patrones,  pertenecía a aquel grupo de personas que nunca pudo echar raíces en algún sitio, más que por falta de oportunidades, por esa incapacidad de llegar a ser una persona ajena a la vida de los demás.  Llegaba siempre en el momento menos esperado  pero  era recibido con agrado y su plato de comida siempre estaba preparado por si acaso.  El primero en recibirlo era el perro de turno que entre saltos y algarabías caninas  daba noticia de su llegada.   Dormía en ocasiones en la habitación que me servía de área de juegos, o si esta  por alguna razón estaba ocupada por algún inquilino, lo hacía en el sillero, donde tendía un catre sonoro y al amparo de la luz de una vela, bajo los aperos y frenos de caballos, cerraba la puerta y dejaba para si esos escasos momentos de privacidad en casa. 

Era moreno y lampiño.  Con una barriga de buena vida,  el cabello negro  pulcramente peinado y un diente de oro que  sabía relucir, pues siempre esbozaba una sonrisa un poco conformista.  Reía a carcajadas de todo y de todo conocía  un poco;  él fue quien me dijo cuál era la capital de los Estados Unidos y me recitó muchos de sus presidentes;  mi tía decía que cuando era joven sabía tocar la guitarra y el acordeón pero que nunca finalizaba su función pues terminaba ebrio, recostado en cualquier árbol,  profundo como una cuba.  También era un artesano y autodidacta admirable;  si alguna silla se dañaba el encontraba la manera de arreglarla, construía jaulas de alambre y aparatejos en madera;  en sus momentos de ocio pasaba horas y horas tejiendo chiles de pesca mientras mascaba un tabaco oscuro que mitad comía, mitad fumaba.  Fue  quien me mostró por primera vez como se fundían  pedazos de plomo para convertirlos en el peso de sus redes mientras contaba historias de esas que solo se le ocurren a aquellos que viven a la orilla del río - allí era donde vivía- cerca de la finca de don Rafico y doña Isabel,  y fue por él que  los conocí,  a ellos y a sus hijos, de los cuales solo recuerdo a Serafín porque tenía una guitarra chillona de la cual trataba  sacar acordes sin mucha suerte.